Viajar solo se ha vuelto una de mis formas preferidas para vivir nuevas experiencias.

Creo que no es lo más común del mundo, pero tampoco lo más raro. Cada vez hay más personas que se atreven a ir de viaje sin algún acompañante.

Pero a ver… también tienes que saber que soy de las personas que creen que no necesitan a alguien para ir al cine, gimnasio, o algún restaurante, así que también eso puede influir mucho en mis decisiones.

Creo que la razón principal es que no me gusta depender de nadie, hay veces que me gusta seguir al pie de la letra lo que tengo planeado en los días disponibles en mi itinerario y otros simplemente quiero dormir en los parques o estar todo el día en la playa sin hacer nada.

Esto de dormir como vagabundo es algo que hago mucho, en San Juan me quedé dormido y cuando me levanté cayó al piso un billete de un dólar.

O en Colima una señora me quería dar 100 pesos para que tuviera que comer al siguiente día, sólo porque me vio sentado con mi mochila de backpacker.

En fin…

Recuerdo la primera vez que me atreví a viajar solo a un lugar, visité dos ciudades de los Países Bajos, Rotterdam y La Haya.

Me estaba consumiendo un sentimiento de vergüenza, desde que llegué a la recepción del hostal

“Que oso, van a pensar que no tengo amigos, que soy un loser o rechazado social”

Pero debo decir que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, porque todo era nuevo, incluso me di cuenta de que estaba hablando conmigo mismo todo el tiempo.

“¿y ahora que hacemos?
Bueno, vamos al Peace palace y de ahí a la playa”

O sea… ¿hacemos quién? Desde este viaje no he dejado de hablar con mi voz interior. (Pensándolo bien, fueron este tipo de experiencias las que me han dejado un poco loco)

Desde mi punto de vista, aunque muchas personas huyan de la soledad, les recomendaría a todos aunque sea una vez en su vida viajar solos.

Porque además de ser consciente de tus pensamientos, empiezas a ser mucho más responsable, no te puedes poner súper borracho o drogado porque…

¡¿Quién te va a cuidar?!

Eres responsable de tus propios actos y es que… ¿no siempre debería ser así?

Creo que pondría de ejemplo a mi hermana, cuando viajamos juntos es muy común que ya tenemos el día planeado, pero cuando salimos de un lugar para ir a otro, simplemente se va en la dirección contraria.

“Ay es que tengo pésima ubicación”

Al principio me parecía chistoso, pero después empezó a ser molesto. Lo bueno es que hace dos años se fue de intercambio y ha viajado sola por algunas ciudades, sería bueno que compartiera su experiencia en este blog.

Así que eres tu propio GPS, guía turístico, agente de viajes, tu amigo buena onda que se relaciona con todos, porque nadie más lo hará por ti.

Cuando vienes a ver, ya conociste a un montón de gente que tiene formas totalmente distintas de pensar, pero que son unidos por su espíritu viajero.

Otro tema que nos detiene de viajar es el de la seguridad, claro que pasó esto por mi cabeza y debo decir que no me quedé de brazos cruzados, porque he intentado preparar el terreno para este tipo de viajes.

A lo que me refiero es que incrementé mi masa muscular y siempre he tratado de estar en forma.

No siempre para hacer pelea, sino en dado caso salir corriendo lo más rápido posible y que nadie me alcance.

Además, vivir en México ayuda, no es el país más peligroso de todos, pero cosas malas se escuchan todo el tiempo, así que ¿qué me puede sorprender en una ciudad Europea?

Eso pensaba antes de caminar en la noche por el distrito rojo de Frankfurt am Main, en Alemania.

Nunca… de verdad nunca, ni en Estados Unidos, había visto gente inyectándose heroína en medio de la calle.

Aunque iba acompañado, fue totalmente inevitable sentir ese frío intenso en la panza.

¿Qué hicimos para evitar ser asaltados o que se nos acercaran estas personas?

Evitar el contacto visual, mirar hacia el frente, caminar por en medio de la calle y apresurar el paso.

Por ningún motivo debes mostrar que tienes miedo. En muchas ocasiones lo peor que puede pasar es que te quiten la cartera y el celular.

Para eso necesitas medidas de seguridad como llevar una cartera falsa con poco dinero y tarjetas expiradas, unos billetes en el calcetín, la cartera de seguridad que va debajo de la ropa y en lo personal, no me gusta andar cargando mis documentos más importantes.

(Aunque esto ya depende de cada quién, porque hay muchas personas que piensan que traerlos consigo mismo es más seguro)

Otro consejo es aparentar ser local o que vives ahí, actúa tranquilo, serio, no camines tan rápido o con la guía o el mapa turístico en la mano.

Aunque hay países en los que te verás diferente que los demás, puede que las personas piensen que vives ahí, es mejor tratar de pasar desapercibido que estar llamando mucho la atención.


La gente mala sólo está esperando a que aparezca su próxima víctima.

Y a ver, las precauciones normales, no caminar de noche, con el celular en la mano, poner cara de asustado o andar diciéndole a todo el mundo que es tu primera vez viajando sólo.

A veces conviene aplicar la de “Mi amigo está en el baño, voy camino a reunirme con él, etc.”

Por último, ve este viaje como una oportunidad para resolver todos esos problemas que dejaste para después, aprovecha a leer los libros que compraste porque te llamaron la atención.

Cómprate una libreta y escribe tus experiencias, pega los tickets del transporte público, museos, recortes de los mapas turísticos, etc.

Si tienes una cámara de fotos instantáneas es una buena oportunidad para tomar fotos de las personas que conoces y que te escriban mensajes positivos.

Levántate temprano a ver el amanecer, únete a las actividades que tienen en tu hostal, o si decidiste quedarte en hotel normalmente puedes ir a los hostales a conocer gente.

Pero lo más importante de todo… Diviértete y disfrútalo al máximo. Viajar siempre es una experiencia única e inigualable.

Travelhund

¡Salúdame en: Instagram | Facebook | Twitter | Snapchat | YouTube !

*Bonus*

¿Te preocupa quién te va a tomar las fotos?

Esta foto me la tomé con mi Gorilla Pod.


Hay distintos tamaños y asegúrate de comprar el adaptador para móviles

También aprovecho para compartirte unas buenas apps para socializar mientras viajas:

1. Coachsurfing. Además de poder solicitar alojamiento gratuito, hay una opción que se llama “hangout” para buscar reuniones en la ciudad que estás visitando.
2. Bumble. Es como Tinder, pero mucho más amigable. En esta app, las mujeres son las que tienen que empezar la conversación.

3. Meetup. Es una comunidad en dónde las personas crean eventos de distintos temas e intereses. Es una muy buena opción checar antes si hay algunos eventos que te llamen la atención y puedas unirte a ellos.

Share this post

Posts Relacionados

¿Cuál es tu opinión?