Soy un nuevo viajero y no tengo idea de lo que estoy haciendo, de lo que va a pasar, ¡no tengo idea de nada!

El miedo es un sentimiento que constantemente nos detiene de hacer muchas cosas que imaginamos y que de hecho nos sentiríamos orgullosos de realizar.

Escribir un libro, tomar fotos de tu ciudad, abrir una cafetería, ser dj, empezar un blog, etc.

Pero… ¿miedo a qué exactamente?

A estas alturas del partido creo que ya sabemos la respuesta, es el miedo a fracasar lo que nos detiene, miedo a que los demás se burlen de nosotros, a perder dinero o cualquier situación que nos haga sentir miserables.

¿Vale la pena detenerte por imaginar el peor escenario?

Por supuesto que no… aunque, si ya lo sabes, ¿por qué sigues sin hacer nada?

Bueno, es que “una vez superado el miedo social” existen otros distractores que empiezan a ser cada vez mayores, ahora ya tienes la app de netflix en tu celular, ¿cierto?

Pero en este post me quiero concentrar en lo que te detiene a viajar y en lo que me hubiera gustado saber desde un inicio, así como evitar errores que cometemos cuando somos nuevos viajeros.

Planea tu viaje

Para evitar el miedo, piensa que no eres la primera persona que viaja a este país, no estás descubriendo un nuevo continente o recorriendo territorios inexplorados, tampoco eres Indiana Jones.

Hoy existen fuentes infinitas de información sobre casi todos los lugares del planeta, de hecho, además de las guías de viaje, puedes darte cuenta que los blogs de viaje normalmente son el reflejo de una persona, por lo que puedes encontrar a viajeros que practican un deporte, que les gusta la yoga, son veganos, gamers, surfistas, músicos, etc.

Escríbeles un mail o contáctalos en sus redes sociales, porque en sus viajes lo que buscarán es satisfacer esas necesidades personales. Y si alguien ya recorrió ese camino antes que tú, pues aprovecha la experiencia de los demás.

Esto es esencial cuando quieres hacer las cosas a tu manera, cuando buscas actividades personalizadas y sobretodo, aprovechar el mayor tiempo posible de tu viaje.

Sin embargo, es importante que no vivas pegado a tu guía de viajes, tu celular o el mapa del hotel donde te quedaste. Planear es importante, pero también debes dejarte llevar por la vibra y los momentos que estás viviendo.

Camina sin rumbo fijo (ojo, siempre tienes que saber donde estás, en todas las ciudades del mundo hay barrios que tienes que evitar)

Las personas locales siguen siendo tu mejor recurso. Tanto para encontrar lo que estás buscando, como el desarrollo de una relación con el lugar y el ambiente en el que te encuentras.

Nunca sabes quién se aparecerá en tu camino y la relevancia que puede tener en tu vida.

Viaja lento, llévatela tranquilo.

Sé que cuando estás del otro lado del mundo piensas:

¿Cuándo voy a regresar?

¡Tengo que conocer la mayor cantidad de lugares posible!

Pero te adelanto que aunque hoy es muy fácil trasladarte de un lugar a otro, lo que te recomendaría es que pienses más en visitar una región y trates de descubrir la forma en que las personas viven ahí.

Por ejemplo, a México rápidamente lo dividiría en tres: Norte, Centro y Sureste. Cada una de estas divisiones representa un estilo de vida muy distinto a las otras regiones, que bien ¡podrían ser paises distintos!

O sea al final en tus planes lograste acomodar muchas cosas, pero cuando terminas el viaje te das cuenta que viste mucho y nada en realidad.

Tienes 3500 fotos ¿de qué? Si… de todo lo que viste, pero ¿cuánto tiempo necesitarás para volver a verlas?

¿Te acuerdas cómo se llamaba la cascada en Chiapas… o era en Yucatán? ¿Y los tamales de chipilín… en dónde era que se comían?

Una de mis mejores recomendaciones es planear un día de hacer nada. De descansar de esa prisa mental que nos atormenta.

Así puedes aprovechar a observar mejor la ciudad y a descubrir un barrio en especifico, la vida en un parque, el comportamiento de las personas, los sonidos que existen, en fin, a contemplar y ser consciente de la vida que te rodea.

NO necesitas muchas cosas para viajar

Y es algo que me ha costado aprender.

Siempre me imagino que voy a ir a un bar, antro, reunión y voy a necesitar ropa adecuada para salir en la noche.

Lo que termina sucediendo es que la noche llega y aún tengo puesta la misma ropa.

Entonces ¿cuándo utilicé mi ropa y zapatos super fancy?

¡Nunca!

Incluso me he imaginado haciendo ejercicio todas las mañanas, así que empaco mi ropa deportiva, mis tennis para correr, el cinturon con bolsas para las llaves.

y… ¿Sabes cuántos días corrí?

¡Ninguno!

Un buen truco que he aplicado últimamente es viajar sólo con mi mochila de “backpacker”. De esta manera me obligo a empacar ligero y a pensar en lo estrictamente necesario para el viaje.

Uno de mis futuros posts lo dedicaré especificamente a este tema.

De tu presupuesto, siempre deja algo para alguna situación de emergencia

Nunca sabes que puede pasar, si desafortunadamente te metiste donde no debías o se apareció frente a tí alguien que sólo quiere hacerte daño.

Te recomiendo colocar tu dinero extra en algún lugar seguro y secreto, o donde llevas/dejas tus documentos más importantes.

Algunos lugares comunes son, la cartera de seguridad que llevas por debajo de la ropa, abajo de la plantilla del zapato o en las calcetas.


Hay personas que se sienten más seguras llevando consigo estos documentos y dinero, otras lo dejan en cajas de seguridad en su hotel. Creo que esto ya dependerá de ti.

Otro buen consejo es llevar una cartera falsa, con tarjetas expiradas o que no contienen información importante, con algunos billetes de poco valor.

De esta manera, ante una determinada situación de peligro, el ladrón tendrá algo que llevarse y te dejará en paz.

Pide el contacto de las personas que conoces

Sobretodo si tuviste una muy buena impresión de ellas.

Me ha pasado que conozco a alguien super buena onda, pero al final ninguno se pidió el número, Facebook o Instagram.

Lástima… 

Y perdimos la oportunidad de seguir en contacto sólo porque no quise aparentar un interés mayor, o porque no quise que pensara que me gusta y soy un stalker.

Prueba toda la nueva comida que puedas

Mi profesor de historia en la universidad decía:

La cultura mexicana está depositada en su gastronomía y es la única manera de experimentarla por completo

Y lo cito porque estoy convencido que todas las culturas del mundo se pueden descubrir bocado a bocado.

Una pregunta que me hice en mi último viaje a Italia es, ¿Dios mío, por qué esta comida sabe mucho mejor que cualquier restaurante italiano al que haya ido?

Y es que aquí podemos descubrir que los ingredientes de cada lugar son los que le dan ese toque tan especial. Pues no es lo mismo que esté todo fresco a que haya pasado todo el tiempo necesario para su exportación a otros países.

Aquí mi mejor recomendación es, ten una libreta específica para anotar absolutamente todo lo que comes y jamás se te olvide el lugar y el platillo que acabas de degustar.

Adáptate al lugar y a las nuevas experiencias

Uno de mis ideales cuando era un joven intercambista en Alemania era:

Warum nicht?

(¿Por qué no?)

Si alguien me invitaba a alguna fiesta… claro, ¡vamos!

¿Quieres ir a jugar futbol con nosotros?

En verdad creo que es lo peor que hago en el mundo, pero claro… vamos.

Esta disposición me abrió muchísimas puertas y de esta manera conocí a varias personas y estilos de vida distintos.

Claro que soy introvertido, que me preocupa lo que piensan de mi al ser pésimo en el deporte, o me da vergüenza mi pésimo inglés, pero creéme, todos pensamos lo mismo y estamos juntos en el mismo barco de la timidéz.

O sea, lo que te quiero decir es que pases de ser un turista cualquiera a un aventurero de verdad.

Cuesta un poco de tiempo encontrar la verdadera diferencia, pero creo que la distinción reside en el propósito y actitud que tengas en tu viaje.

Y creo que también es necesario recordar que tu eres el extraño y que “bullys” hay en todos lados, así que trata de darte cuenta cuando te quieren ver la cara de imbécil.

Nunca hagas algo que no harías en tu ciudad. Como injerir drogas prohibidas, vandalismo o algún otro delito, en fin, no trates de aparentar algo que no eres, porque el tiro te puede salir por la culata y tener consecuencias negativas.

Evita las comparaciones

Algo suuuper común que delata a los newbies es:

“En Alemania las luces de los policías sólo se encienden en caso de emergencia, que loco que en México todo el tiempo estén encendidas”

“Latinoamérica es como el sureste Asiático, después de todo son países de tercer mundo”

“Los kebabs son buenos, pero los tacos al pastor son mucho mejores”

Ninguna de estas frases las estoy inventando, esto y más cosas he escuchado de personas que conozco en otros lugares o de visitas que he tenido a lo largo del tiempo.

Creo que debemos de valorar las cosas de cada lugar, si te gusta o disgusta algo, expresarlo está perfecto, pero el vicio surge cuando es una conducta que empieza a caracterizarte.


No todos los mexicanos quieren vivir en Estados Unidos, ni todos los musulmanes traen una bomba, ni todos los alemanes son unos genios, ni todos los estadounidenses son unos idiotas.

Los prejuicios se vuelven latentes, pero viajando es la mejor manera de eliminarlos, después de todo “abrir tu mente” significa aceptar las diferencias ideológicas de cada persona.

De igual manera, van a haber ocasiones en que compartas mesa con varias personas de distintos países e incluso paisanos tuyos.

Con tus paisanos surgirá una competencia natural y casi inevitable, se van a poner a hablar de dónde han estado, qué han visto y cuales han sido las mejores experiencias en sus viajes.

Y te voy a contar lo que hago ante esta situación… miro fijamente a los ojos, asiento y digo, que padre…

Trato de cambiar de tema, y si la respuesta empieza con un YO hice, Yo soy, Yo, yo yo…

Mi atención está totalmente perdida.

Por cierto, creo que esto pasa aun más cuando regresas de viaje, que padre que me estés contando tus experiencias en Oriente, lo liberador que fue caminar por el sendero Inca, pero tienes que saber cuándo parar.

Creo que los viajes son como la humildad, cuando dices “es que soy una persona humilde”, en ese milisegundo se pierde todo rastro de ese sentimiento.

Prefiero leer tu blog, darte like y si me gusta lo que estoy leyendo compartirlo con mis amigos, a entrar en un juego de niños en dónde gana el que haya tenido las mejores experiencias.

Creo que tiene mucho más valor utilizar el “blogging” como forma de comunicación, porque estás expresando lo que has aprendido, de esta forma no estás diciendo, “Oye mira que chingón soy porque estuve tres meses en este lugar”.

Sino que generas un dialogo entre personas que tienen intereses similares a los tuyos, ayudas a otros a experimentar situaciones por las que ya pasaste, inmortalizas un recuerdo y sobretodo, formas parte de una comunidad.

Eso es aportar valor a la sociedad, ¿no lo crees?

¿Cuál es la razón de tu viaje?

¿Vas porque está de moda, ya todos tus amigos estuvieron ahí y tienes que tener esas fotos en instagram o bien…

vas a  satisfacer tu Wanderlust, a descubrir nuevos lugares, escapar de una realidad, a desintoxicarte de tu celular y aprender lo más que puedas de otras culturas?

Así que, en este caso ¿Qué importa parecer un tonto diciéndole hola a todos? Nadie te conoce y probablemente nunca los volverás a ver.

Interésate por la vida de otros, te aseguro que hay más cosas positivas que negativas en ser la persona que escucha lo que otra tiene por decir.

Y si definitivamente esto de la aventura, estar sucio, la ampolla en el pie, los piquetes de mosquito, hablar con la verdad alrededor de una fogata, no son para ti…

No pasa nada, de hecho te estás ahorrando muchos problemas existenciales. También hay personas que prefieren mil veces estar en la comodidad de su hogar.

Pero si decides que lo tuyo es viajar, no lo hagas para conquistar el mundo, sino para conquistarte a ti  mismo.

TravelHund

*Bonus*

Sé que muchos de nosotros no podemos estar todo el tiempo de viaje, por eso te comparto estas recomendaciones de libros que van a incrementar ese espíritu Wanderlust que llevas dentro.

5 libros para incrementar tu Wanderlust 

Share this post

Posts Relacionados

24 ENERO, 2018

5 libros para incrementar tu...

  Cuidado, porque estos fueron los libros que leí y mi locura por viajar se salió de...

Comments

4

  • Me gustó mucho la sinceridad de este post, creo que antes de viajar siempre tenemos que preguntarnos por qué lo hacemos y no sentirnos avergonzados de la razón. Si somos honestos con nosotros mismos, disfrutaremos más y valdrá la pena todo el tiempo y dinero que invertimos. ¡Imagínate ir a un lugar obligado o que te da miedo! Por eso tu consejo de investigar antes es súper súper valioso. Gracias por compartir esto con nosotros 🙂

    Responder
  • Querido Tu, autor de este artículo:

    Déjame decirte que leerte fue una experiencia engolosinante. Ya lo he dicho a otros blogueros sobre viajes, pero a mi leer a una persona que aconseja a otros sobre tips de viaje no solo es algo super instructivo, sino también inspirador. En verdad me ha gustado lo que has plasmado en este artículo. Es sincero, y resuelve muchas pequeñas dudas.
    Desde hoy te sigo, no siempre puedo estar al pendiente de las publicaciones de toda la gente super interesante que leo, pero hago todo lo posible.
    Te envío un abrazo desde Chihuahua.

    Responder
    • Muchas gracias Aube! Empecé este proyecto también para devolver un poco de todo lo que he aprendido en las aventuras que he tenido.
      Agradezco mucho tus palabras y definitivamente seguimos en contacto. Te envío un abrazo súper fuerte.

      Responder

¿Cuál es tu opinión?