Cenote Suytun, Yucatán, México

 
Suytun Fgod.jpeg

El viaje de Ah-puch

Cerca de Valladolid, Yucatán se escuchan rumores todo el tiempo sobre la aparición de diferentes espíritus guardianes del agua, el maíz y la noche. Cada uno cuenta con una personalidad y características físicas especiales.

Pero en especial podemos escuchar el nombre de un ente al que le podemos pedir un deseo en específico. A veces nos encontramos en un punto muy oscuro de nuestra vida y lo que queremos es solo desaparecer de la faz de la tierra.

Bueno, si algún día nos sentimos miserables, podemos emprender el camino hacía nuestro destino mágico.

El cenote Suytun…

Hay distintas teorías que explican la formación de los cenotes, unos dicen que fue aquí el punto en el que cayó el meteorito que extinguió a los dinosaurios y dejó pequeños agujeros en el suelo rocoso que se llenaron de agua cristalina.

Pero nosotros creemos que es un portal con acceso al noveno mundo subterráneo maya. Estoy hablando del Xibalbá, así es… el gran inframundo de los antiguos.

Pero ¿Por qué quisiéramos ir ahí por nuestra propia voluntad?

Porque la leyenda dice que al llegar al reino de la oscuridad, tu alma y el ambiente son uno mismo. Es el lugar para enfrentar el dolor del espíritu, el lugar donde nos enfrentaremos a Ah-Puch, el guardián del inframundo.

La forma para accesar es a las 12:00 pm de cada día, misma hora para poder regresar a nuestra querida realidad. Porque es cuando el rayo de luz entra y se coloca justo en medio de la plataforma.

Y si tienes suerte, podrás ver la cara de Ah-Puch iluminada por la luz, lo vas a reconocer por su cara sin piel, con un penacho de quetzal negro y sus profundos ojos negros.

Mencionar su nombre será en vano, porque los hombres son los que lo han nombrado, en realidad nadie conoce su verdadero nombre, si es que en verdad tiene uno.

Lo verás caminar lentamente hacia tu dirección y lo demás dependerá de ti.

Solo tu serás capaz de vencer tus propios miedos, de aceptar lo que se te muestre en el inframundo y luchar para regresar a la luz. El tiempo no existe, así que no te preocupes por lo que haya sucedido al regresar.

Tu serás una persona nueva, si es que logras tener el valor de entrar a la oscuridad.

¿Te atreves a cruzar el portal?

Esta es una de las razones más grandes por la que amo y agradezco haber nacido en México. Siento que la sangre maya aún corre por mis venas, en mi mundo imaginario aún soy el defensor del inframundo y me imagino el protector de una realidad alterna de luz y oscuridad en la que de mi fuerza depende mantener el equilibrio del universo. 

Suytun FgodNewN-3.jpg

Los viajes no solo son físicos…

El objetivo de visitar lugares sagrados es transportarte a tiempos pasados para descubrir una nueva realidad. Atrévete a imaginar un mundo diferente.

Travelhund

 
Enrique Oropeza